La investigación y el desarrollo tecnológico en el ámbito energético y medioambiental debe hacer frente de manera eficaz a los riesgos del cambio climático, respondiendo a las elevadas demandas energéticas de las economías maduras y las necesidades crecientes de los países en desarrollo.

Nuestras líneas de investigación se orientan hacia estos objetivos, priorizando aquellos proyectos y actividades que contribuyen de forma decidida a una producción más limpia de la energía.

Las principales áreas de investigación en este sector son: